jueves, 21 de mayo de 2009

León Felipe

¿Y la Luna?

En el pozo la guardaron.

Para que no la robasen
en el pozo la guardaron
-como una onza en un bolso-
aquellos fieros románticos.

Y estuvieron dos cipreses
la noche entera velando.
La noche entera de un siglo
los dos cipreses velaron.

Pero fue en vano, fue en vano,
toda la vela fue en vano.
Al llegar la madrugada
el Sol levantó los brazos
y asomó sobre la sierra
su rostro congestionado
de risa,
que gritaba:
¡La han robado, la han robado, la han robado...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada