martes, 16 de junio de 2009

Nasrudin

Opciones

Durante una congregación espiritual, un conocido predicador, infiere que la gente experimentara, en su propio ser, el significado bíblico de la salvación y la condenación.
—Vamos a ver, habló, aquellos de ustedes que prefieren ir al infierno, por favor ponerse de pie.
Nadie se levantó.
—Ahora, los que quieren ir al cielo, por favor ponerse de pie, continuó el predicador de manera inequívoca.
Todos se pusieron de pie, excepto el Mullah Nasrudin.
El predicador espiritual miró molesto a Nasrudin y le dijo:
—¿No te parece, hermano, que ya es hora que decidas si quieres ir al cielo o quieres ir al infierno?
—Oh, sí, ya he decidido dónde quiero ir, respondió Nasrudín, con una mirada profundamente honesta.
Quiero quedarme aquí, en la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada