jueves, 30 de julio de 2009

Nasrudin

¡Esto es una estafa!

El Mullah Nasrudin era amigo de la buena vida, de la buena mesa y de las mujeres jóvenes y hermosas.
Un día, mientras residía en la Corte Real del gran Tamerlán, asistió entusiasmado a un pase de modelos.
Se alborozaba y aplaudía hasta que, al final, cuando el emperador mongol le preguntó qué le había parecido; le respondió escandalizado:
—Majestad, ¡esto es una estafa! Primero desfilan hermosos cuerpos y luego ¡tratan de vender tan sólo la ropa! ¡Me voy a los baños!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada