miércoles, 15 de julio de 2009

Nasrudin



La cuerda de colgar

El vecino de Nasrudín le pidió prestada su cuerda de colgar ropa.
-Lo siento, dijo el Mullah. La estoy usando. Estoy secando harina.
-Como diablos puedes secar harina en una cuerda de colgar ropa,
dijo el vecino.
-Es menos difícil de lo que imaginas cuando no la quieres prestar, replicó Nasrudin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada