lunes, 20 de julio de 2009

Bodhidharma

En el Sermón del Despertar

Cuando la mente deja de moverse, penetra en el nirvana.
Nirvana es una mente vacía. Cuando no existe la ignorancia,
los Buddhas alcanzan el nirvana. Cuando no existen las aflicciones,
los bodhisattvas entran en el lugar del despertar.
Un lugar deshabitado es uno sin codicia, odio ni ignorancia.
La codicia es el reino del deseo, el odio el reino de la forma
y la ignorancia el reino sin forma.
Cuando da comienzo un pensamiento se penetra en los tres reinos.
El principio o fin de los tres reinos, la existencia o no
existencia de todo, depende de la mente. Esto es aplicable a todo,
incluso a objetos inanimados como rocas y palos.
Cualquiera que sepa que la mente es una ficción y está vacía de
cualquier cosa real, sabe que su propia mente ni existe ni no existe.
Los mortales siguen creando la mente, proclamando que existe.
Los arhats siguen negando la mente, proclamando que no existe.
Pero los bodhisattvas y los Buddhas ni crean ni niegan la mente.
(Saben que NO HAY MENTE y NO HAY NO-MENTE)

Si utilizas tu mente para estudiar la realidad, no entenderás ni tu mente ni la realidad. Si estudias la realidad sin utilizar la mente, entenderás ambas. Aquellos que no comprenden, no entienden el entendimiento. Y aquellos que comprenden, entienden el entendimiento. La gente capaz de verdadera visión sabe que la mente es vacío, trascienden tanto comprensión como no comprensión.

Los ojos que no se aferran a la forma son las Puertas del Chan. Los oídos que no se aferran al sonido son también las Puertas del Chan. En pocas palabras, aquellos que perciben la existencia y la naturaleza de los fenómenos y permanecen sin aferrarse son liberados. Aquellos que perciben la apariencia externa de los fenómenos están a su merced. Liberación significa no estar sujeto a la aflicción. No hay otra liberación. Cuando se sabe cómo mirar la forma, la forma no da paso a la aparición de la mente y la mente no da paso a la aparición de la forma. Ambas, forma y mente, son puras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada