sábado, 18 de julio de 2009

Estoy buscando a mi asno

Todo el mundo se asustó al ver a Nasrudin recorrer apresuradamente las calles de la aldea, montado en su asno.
—¿Adónde vas, Mullah?, le preguntaban.
—Estoy buscando a mi asno, respondía Nasrudin al pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada