sábado, 18 de julio de 2009

Cada quien quiere lo que le falta

Un día el rey le preguntó a Nasrudín:
—Si se te da a escoger entre el dinero y la justicia, poniendo ambas cosas frente a ti, cuál prefieres?
—Prefiero el dinero, contestó el Mullah, sin vacilar.
—¡Cómo, Nasrudín! Si me presentaran ambas cosas, sin duda alguna tomaría la justicia. ¿Acaso puedo lograr algo sólo con el dinero? Debes saber que no es fácil conseguir la justicia.
—Es cierto Majestad, cada quien quiere lo que le falta. La justicia es precisamente lo que le falta a usted.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada