domingo, 19 de julio de 2009

Pastelerías de Konia

Nasrudín llegó por primera vez a la ciudad de Konia. Se sorprendió al encontrar tantas pastelerías. Su apetito se vio estimulado; entró en uno de esos negocios y empezó a devorar un pastel.
El dueño, seguro de que nada conseguiría de esa andrajosa aparición, se acercó prestamente y lo abofeteó.
—¿Qué clase de población es ésta?, que golpea a un hombre en cuanto comienza a comer. Protestó el Mullah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada