miércoles, 15 de julio de 2009

Nasrudin

El reloj

—¿Puedes hacer algo con respecto a ese reloj?, le pregunta un amigo.
—¿Qué?, pregunta el Mullah.
—Nunca anda bien. Cualquier cosa que hicieras sería una mejora.
Nasrudin lo golpeó con un martillo y el reloj se detuvo. Dijo:
—Tienes razón, ¿sabes? Esto realmente constituye una mejora.
—Yo no quise decir literalmente cualquier cosa. ¿Cómo puede estar mejor ahora que antes?
—Bueno, verás, antes de que yo lo detuviera nunca estaba correcto. Ahora está correcto dos veces al día, ¿no es verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada