miércoles, 15 de julio de 2009

Nasrudin

Nueve burros

Nasrudin se comprometió a llevar nueve burros para entregarlos a un granjero de la localidad.
El hombre que se los había confiado los contó uno por uno, para que el Mullah estuviese seguro de que realmente eran nueve.
En el camino, algo distrajo su atención, se dispersó un breve tiempo y una vez vuelto a lo suyo, sentado sobre uno de los animales, los contó una y otra vez, pero solamente habían ocho. Lleno de pánico, saltó al suelo, miró hacia todos los lados y los volvió a contar. Habían nueve.
Meditó sobre lo sucedido. Se dio cuenta de un hecho notable: cuando estaba montado en el burro, sólo podía ver ocho burros. Sin embargo, cuando desmontaba, había nueve a la vista, no había dudas.
"Fue un castigo por ir montado, reflexionó el Mullah. Sin duda debería ir caminando detrás de los burros".
—¿Tuviste alguna dificultad para traerlos hasta aquí?, le preguntaba el granjero cuando lo vio llegar, polvoriento y cansado.
—No, luego que aprendí el truco de los que trasladan burros. 'Caminar detrás'. Antes de hacerlo, me jugaban toda clase de artimañas. Dijo Nasrudin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada