sábado, 18 de julio de 2009

La cara en la ventana

Nasrudin llamó a la puerta de una casa grande para pedir dinero con fines benéficos.
El criado dijo:
—Mi amo ha salido.
—Bien, replicó el Mullah, aunque no haya podido contribuir, te ruego darle a tu amo un consejo mío. Dile: "La próxima vez que salgas, no dejes tu cara en la ventana. Alguien podría robarla".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada