sábado, 18 de julio de 2009

Un hombre muy racional

Cierta vez un hombre continuamente se mofaba de los creyentes.
Era un hombre muy racional, solmente creía lo que sus cinco sentidos captaban. Un día empezó a burlarse de un pobre derviche errante. Se reía cruelmente y entre otras cosas, siempre terminaba diciendo:
—Venga, enséñame a Dios para que yo le vea.
Nasrudin, que pasaba por ahí, no pudo resistirse más y le propino al descreído un golpe muy fuerte. Y lógicamente fue denunciado por el charlatán.
Una vez delante del juez, este le dice:
—¡Por Dios Mullah! ¿Cómo un hombre como tú ha podido golpear tan salvajemente a esta persona?.
—Pero, no le hecho daño, responde Nasrudin.
Entonces, el hombre dañado replica:
—¡Sí, tengo mucho dolor!
A lo que Nasrudin le precisó:
—Bueno, cuando tú me enseñes tu dolor, yo te enseñaré a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada