domingo, 19 de julio de 2009

Él sabe por qué

Un toro que pertenecía a un turkmeno, rompió la cerca de la finca de Nasrudín y regresó al trote a la casa de su dueño. Nasrudín lo siguió y comenzó a azotarlo.
—¡Eh! ¡Cómo se atreve usted a apalear a mi toro!, rugió enfurecido el turkmeno.
—¡Usted no se meta!, dijo Nasrudín. Él sabe bien por qué. El asunto es entre nosotros dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada