jueves, 16 de julio de 2009

El veredicto

Cierta vez, cuando Nasrudin actuaba como juez, se le aproximó una muchacha quejándose que un hombre la había besado por la fuerza.
Nasrudin dijo:
—Mi veredicto es el castigo en especie. Puedes besarlo tú también por la fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada