domingo, 5 de julio de 2009

Nasrudin

Por qué no lo pensamos juntos

Nasrudin pasó un día frente a un huerto y no pudo resistir la tentación de entrar y llenar su morral de higos, manzanas y jugosas naranjas. El dueño lo sorprendió en esa tarea y le preguntó:
—¿Qué haces aquí?
—La tormenta de anoche, respondió el Mullah, me trajo por los aires.
—¿Y toda esta fruta?
—Se cayó cuando me quise sujetar de las ramas al llegar por los aires.
—¿Y cómo llegó la fruta del suelo al morral?
—Pues... en eso mismo estaba pensando, contestó Nasrudin. ¿Por qué no lo pensamos juntos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada