jueves, 16 de julio de 2009

Nasrudin

Sé lo que debe ser

Un campesino se acercó a Nasrudin y le preguntó si sus olivos darían fruto ese año.
—Por supuesto, contestó El Mullah.
—¿Estás seguro?, insistió el hombre.
—Claro que sí.
Nasrudin se fue con su burro a la playa en busca de leños secos. Después de muchas horas, nada encontró. Tomó el camino de regreso cansado y malhumorado. El mismo campesino, al verlo regresar con las manos vacías, le dijo:
—Mullah, ¿qué clase de sabio eres? Sabes que mis olivos florecerán, pero ignorabas si habría madera en la playa. ¿Cómo lo explicas?
—Yo sé lo que debe ser, pero no sé lo que puede ser, dijo Nasrudin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada