domingo, 19 de julio de 2009

Nasrudin

Yo la conozco mejor

La gente corrió a decirle al Mullah Nasrudin que su suegra se había caído al río.
—La corriente la arrastrará al mar, pues el torrente es vertiginoso aquí, gritaron.
Sin titubear ni un momento, Nasrudín se arrojó al río y empezó a nadar aguas arriba.
¡No, corriente abajo!, gritó la gente. Es ésa la única forma en que una persona puede ser arrastrada desde aquí.
—¡Escuchen!, jadeó el Mullah, conozco a la madre de mi mujer. Si todo el mundo es arrastrado corriente abajo, el lugar para buscarla
a ella es aguas arriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada