miércoles, 15 de julio de 2009

Nasrudin

La caza

Un rey que gustaba de la compañía de Nasrudin y también de la caza, le ordenó que le acompañase en la caza del oso. El Mullah estaba más que aterrado.
Cuando Nasrudin volvió a su aldea, alguien le preguntó:
—¿Cómo fue la caza?
—Maravillosamente.
—¿Cuántos osos vistes?
—Ninguno.
—Entonces, ¿por que dices que fue maravilloso?
—Cuando estas cazando osos, y tu eres yo, no ver ningún oso es una experiencia maravillosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada