miércoles, 15 de julio de 2009

Nasrudin

Es algo muy complejo

Una noche, Nasrudin caminaba por una calle. La calle estaba solitaria y de repente se dio cuenta que unos hombres a caballo, una especie de tropa se dirigían hacia él. Su mente comenzó a trabajar. Pensó que podían ser asaltantes, que podían matarle. O podían ser soldados del rey y que podían llevárselo para que prestara el servicio militar o cualquier otra cosa. Se asustó y cuando los caballos y el estrépito que formaban se le acercaron, se puso a correr y entró en un cementerio
y para poder esconderse se tumbó en una fosa abierta.
Al ver a ese hombre correr, los jinetes, que eran solamente simples viajantes, se dieron cuenta de lo que había sucedido. Corrieron tras el Mullah y se acercaron a la tumba en que estaba. Yacía con los ojos cerrados como si estuviera muerto.
—¿Qué te sucede? ¿Por qué te has asustado tanto, de repente? ¿Qué pasa? Entonces el Nasrudin se dio cuenta de que se había asustado a sí mismo sin motivo. Abrió sus ojos y dijo:
—Es algo muy complejo, muy complicado. Si insistís en preguntarme porqué estoy aquí, os lo diré. Estoy aquí por vuestra culpa y vosotros estáis aquí por la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada