martes, 14 de julio de 2009

Nasrudin

Las dos monedas

Todos los días Nasrudin iba a pedir limosna a la feria, y a la gente le encantaba encontrarlo. Hacían la travesura de ponerse dos monedas en la mano, de distinto valor, una valía diez veces más que la otra.
Y le daban la opción de elegir y llevarse una: Siempre escogía la de menor valor.
La historia se hizo conocida por todo el condado. Día tras día, tanto hombres como mujeres se acercaban y le invitaban a que eligiera su moneda. Siempre se quedaba con la de menor valor.
Un día, apareció un señor generoso, harto de ver a Nasrudin siendo ridiculizado de aquella manera. Lo llamó a un rincón de la plaza, y le dijo:
—siempre que te muestren dos monedas, escoge la de mayor valor. Tendrás más dinero y no serás considerado un idiota por los demás.
—Usted parece tener razón, respondió Nasrudin. Pero si yo elijo la moneda mayor, la gente va a dejar de ofrecerme dinero para probar que soy más idiota que ellos. Y usted no se imagina la cantidad de dinero que ya gané usando este truco. No hay nada malo en hacerse pasar por tonto, si en realidad se está siendo inteligente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada