domingo, 19 de julio de 2009

El filósofo contrariado

Un filósofo que había concertado una entrevista con Nasrudín, para discutir, fue a la casa del mismo y se encontró que había salido.
Enfurecido, tomó un trozo de tiza que llevaba consigo y escribió en
la puerta: 'idiota' 'Estúpido'.
Tan pronto como Nasrudín regresó a su casa y vio el escrito, corrió hasta la casa del filósofo.
—Había olvidado su anunciada visita. Le ruego me perdone el haber estado ausente. Por supuesto recordé la cita en cuanto vi que había dejado su nombre en la puerta de mi casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada