martes, 14 de julio de 2009

Nasrudin

Aventuras en el desierto

—¡Oh, mi Dios! Cuando estaba en el desierto, hice correr a toda una tribu de horribles y sanguinarios beduinos, dijo un día Nasrudin.
—¿Cómo lograste esto?
—Fácil. Lo único que hice fue correr, y ellos corrieron detrás de mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada