lunes, 20 de julio de 2009

Nasrudin

Y todo lo demás

Nasrudin extravió el burro y fue al mercado, donde comenzó a gritar:
—Si alguno de ustedes encuentra a mi burro, se lo regalaré junto a la silla, las bridas y todo lo demás.
—Si vas a regalar el burro y demás cosas ¿por qué te tomas la molestia de buscarlo? Le preguntaba la gente.
—¿No te das cuenta de la alegría que se siente al encontrar algo que se ha perdido?, respondió Nasrudin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada