lunes, 20 de julio de 2009

Nasrudin

La puerta robada

Una noche, unos jóvenes incontrolables robaron la puerta de la casa de Nasrudin para gastarle una broma.
Nasrudin fue a la mezquita, sacó la puerta de las bisagras y se la llevó a su casa.
La gente le preguntaba por qué lo había hecho, y Nasrudin les precisó:
—Alguien robó la puerta de mi casa y sólo Dios sabe quién lo ha hecho ¡Y cuando Dios me diga quién ha sido, le reintegraré la puerta de su mezquita!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada