miércoles, 15 de julio de 2009

Nasrudin

Medios seguros de protección

Muy asustado en una noche oscura, Nasrudin viajaba con una espada en una mano y una daga en la otra. Le habían dicho que eran medios seguros de protección.
En su camino se encontró con un asaltante, que le robó su asno y sus alforjas de valioso libros.
Al día siguiente, cuando se estaba lamentando de su suerte en la casa de té, alguien le pregunto:
—Pero, ¿Por qué dejó que se llevaran sus posesiones Mullah? ¿No tenia medios para detenerlos?
—Si mis manos no hubieran estado ocupadas, dijo Nasrudin, hubiera sido otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada