jueves, 16 de julio de 2009

El sastre

Cierto día, Nasrudin fue al sastre y le dijo:
—Este abrigo me queda grande, ¿cuánto me costaría arreglarlo?
—Dos piezas de oro, contestó el sastre.
—¡Cómo! Si ya tuviera tal cantidad de dinero, comería para engordar hasta que el abrigo me quedara bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada