domingo, 19 de julio de 2009

La inundación

El Rey ha sido bondadoso conmigo, contaba un hombre a Nasrudín. Planté trigo y cayeron las lluvias. Y cuando supo de mis dificultades, me compensó por el daño causado por la inundación.
El Mullah pensó por un momento.
—Dime, ¿cómo puede uno causar una inundación?, preguntó el Mullah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada