jueves, 30 de julio de 2009

Nasrudin

Un antiguo amigo

Un antiguo amigo, con quien siempre competía, le comentaba:
—No tienes idea, Nasrudin, de cuánta gente lee ahora mi poesía. Mis lectores se han doblado, fanfarroneó el amigo.
—Oh ¡Dios mío, Dios mío!, gritó Nasrudin. ¡No tenía ni idea de que te habías casado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada