jueves, 27 de agosto de 2009

Despistado

Hubo un alboroto en la ciudad durante una gran tormenta de nieve.
Nasrudin se acercó a ayudar a una señora gorda a subir a un taxi. Tras sudar, empujar y resbalar en la nieve, le dijo a la señora que lamentaba no poder ayudarla a entrar en el taxi.
—¡Lo que estoy haciendo es tratar de salir! respondió la señora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada