martes, 4 de agosto de 2009

Nasrudin

La pesadilla de Tamerlán

Tamerlán soñó que estaba en su lecho de muerte y era destinado a
las llamas ardientes del infierno.
Muy preocupado por la pesadilla, llamó a sus astrólogos.
—¿Cuánto tiempo viviré?, les preguntó a todos, uno tras otro.
El primero le predijo que viviría veinte años. El segundo que viviría cincuenta años. El tercero que viviría cien años. Y el cuarto dijo que no moriría nunca.
—¡Verdugo!, rugió Tamerlán, decapita a estos hombres. Tres de ellos me han dado demasiado poco tiempo, y el cuarto trata de salvar su cuello.
Luego, volviéndose a Nasrudín, le dijo:
—Tú me has leído a veces el futuro, ¿qué tienes que decir?
—Gran emperador, da la casualidad de que también yo tuve un sueño la noche pasada en el que un ángel me comunicó exactamente el día de vuestro fallecimiento, le dijo el Mullah, tranquilamente.
—¿Y qué dijo?, preguntó Tamerlán, con inquietud.
—El ángel dijo que moriríais el mismo día que yo, replicó Nasrudin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada