jueves, 27 de agosto de 2009

La tumba del Mullah

La tumba de Nasrudin tenía al frente una inmensa puerta de madera cerrada con pasadores y candados.
Nadie podía entrar en ella, al menos por la puerta.
El Mullah había dispuesto que la tumba no tuviera paredes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada