lunes, 3 de agosto de 2009

Nasrudin

Las alegorías

Nasrudin se halla entre un grupo de discípulos, cuando uno de ellos le interroga sobre la relación entre las cosas de este mundo y las de una dimensión diferente. Dijo:
—Tienes que comprender las alegorías.
—Enséñame algo práctico, por ejemplo, una manzana del paraíso. Le pide el discípulo.
Nasrudin toma una manzana y se la alarga.
—Pero esta manzana esta casi podrida por un lado. Una manzana del paraíso seria perfecta.
—La manzana del paraíso seria perfecta, pero en la medida en que tu eres capaz de juzgarlo, situados como estamos en este ambiente de corrupción, y con tus facultades actuales, nunca verás una manzana mas parecida que esta a la del paraíso. Concluyó el Mullah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada