viernes, 28 de agosto de 2009

Tres horas de camino

Un viajero pregunta al Mullah Nasrudín:
—Hermano. ¿Qué distancia hay hasta el próximo pueblo?
Nasrudín no contesta. El viajero, ofendido, sigue su camino.
Cuando hubo recorrido doscientos metros, Nasrudín le grita:
—¡El próximo pueblo está a tres horas de camino!
—¿Y por qué no me lo dijo cuando se lo pregunté?
—¡Porque necesitaba saber a qué velocidad camina usted!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada