domingo, 2 de agosto de 2009

Nasrudin

Nunca tendré celos

Nasrudin se casó con una mujer muy fea, la más fea que encontró. Naturalmente, sus amigos estaban asombrados, y le preguntaron:
—Tienes dinero, tienes prestigio, podías haber conseguido a cualquier mujer bella que hubieras deseado, ¿Por qué has elegido a esa mujer tan fea?
—Hay una razón. Nunca tendré celos. Esa mujer me será siempre fiel. No creo que nadie vaya a enamorarse de ella. De hecho, ni siquiera yo estoy enamorado de ella. ¡Qué va! Es imposible. Así que sé que nadie se enamorará de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada