viernes, 28 de agosto de 2009

Por si acaso



El Mullah Nasrudín echaba un día leche cuajada en el lago de Akcheir.
—¿Qué estás haciendo?, le pregunta un hombre que pasaba.
—Intento hacer leche cuajada.
—¿y tú crees que va a cuajar?, insiste el hombre, estupefacto.
—Bien sé que no cuajará, pero por si acaso... replica Nasrudín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada