sábado, 1 de agosto de 2009

Nasrudin

¿Tan escasos son?

Su majestad imperial, el Shahinshah, llegó de improviso a la casa de té, de la cual Nasrudín estaba a cargo temporalmente. El Emperador pidió tortillas.
—Ahora continuaremos con la cacería, así que dígame cuánto le debo. Le dijo al Mullah, al rato.
—Bien, a usted y a sus cinco acompañantes las tortillas les costarán mil monedas de oro.
El emperador enarcó las cejas.
—Los huevos deben ser muy costosos aquí, ¿tan escasos son?
No son los huevos los que escasean aquí, majestad, sino las visitas de los reyes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada