domingo, 29 de noviembre de 2009

Nasrudin

Menos mal que yo no estaba

La mujer del Mullah penetró en la habitación frenética y gritando:
—¡Mullah, Mullah, tu asno ha desaparecido!
Nasrudin se quedó contemplándola, aturdido un instante, y dijo:
—¡Menos mal que yo no estaba con mi burro en ese momento, porque yo también podría haber desaparecido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada