domingo, 6 de diciembre de 2009

Nasrudin

Una espina en el pie

Cierto día, mientras el Mullah Nasrudin trabajaba en su granja, una espina penetró su pie. Insólitamente, dijo:
—¡Gracias, Dios mío, gracias! ¡Es una bendición que en el día de hoy no estuviese con mis zapatos nuevos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada