jueves, 21 de enero de 2010

Nasrudin

A la manera de Dios

Un día cuatro niños se acercan a Nasrudin y le piden que reparta una bolsa de nueces entre ellos.
—No podemos repartir las nueces entre nosotros de forma equitativa.
¿Usted nos ayudaría? ¡por favor!
—Queréis una distribución, ¿a la manera de Dios o a la manera de los hombres?, preguntó el Mullah.
—A la manera de Dios, contestaron los niños.
El Mullah reabrió la bolsa y le dio dos puñados de nueces a un niño, un puñado al otro, sólo dos nueces al tercer niño y ninguna al cuarto.
—¿Qué distribución es ésta?, le preguntaron los niños asombrados.
—Pues, esa es la manera en la que Dios reparte. Mucho a algunos, un poco a los más y nada a otros. Si, me hubierais pedido distribuir a la manera de los hombres, les habría dado la misma cantidad a todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada