jueves, 21 de enero de 2010

Nasrudin

Un tonto normal

Una vez Nasrudin fue a un molino con su bolsa de trigo para molerlo.
En aquel momento no había nadie, sólo él esperaba, pero de pronto comenzó a llenarse ambas manos con granos de las bolsas que allí se apilaban, colocándolos en la suya.
El molinero apareció súbitamente, preguntando con tono inquisidor:
—¿Qué cree que está haciendo?
—Yo soy un tonto, respondió el Mullah, tengo que hacer cualquier cosa que se le ocurra a mi mente.
—Bien, ¿cómo es que no le llega a su mente la idea de sacar los granos de trigo de su bolsa y ponerlos en las mías?
—Señor, replicó pronto el Mullah Nasrudin, yo soy un tonto normal, no un absoluto idiota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada