domingo, 11 de abril de 2010

Nasrudin

Arriesgado

Una enorme multitud asistía a un discurso espiritual, en el cual, una mujer joven y atractiva se inclinó demasiado sobre el balcón, perdió el equilibrio y cayó, pero su vestido quedó atrapado en una lámpara de araña que la mantuvo suspendida en el aire.
El predicador, de inmediato notó la situación de la mujer y advierte
a la congregación:
—La persona que mire hacia arriba, está en peligro de ser castigado con la ceguera.
El Mullah Nasrudin, que estaba presente, susurró al hombre sentado junto a él:
—Creo que voy a arriesgar un ojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada