miércoles, 12 de mayo de 2010

Juan Bautista Alberdi (1810-1884)



El crimen de la guerra

"La espada de la justicia no es la espada de la guerra.
La espada de la guerra es la espada de la parte litigante, es decir, parcial y necesariamente injusta.
La guerra es el crimen de los soberanos, es decir, de los encargados de ejercer el derecho del Estado a juzgar su pleito con otro Estado.
Pero como todo juez deja de ser justo cuando juzga su propio pleito, la guerra, por ser la justicia de la parte, se presume injusta de derecho.
Que el crimen sea cometido por uno o por mil, contra uno o contra mil, el crimen en sí mismo es siempre el crimen.
El derecho de mil no pesa más que el derecho de uno solo en la balanza de la justicia; y mil derechos juntos no pueden hacer que lo que es crimen sea un acto legítimo. Basta eso solo para que todo el que hace la guerra pretenda que la hace en su defensa.
Nadie se confiesa agresor, lo mismo en las querellas individuales que en las de pueblo a pueblo.
¿Qué clase de agresión puede ser causa justificativa de un acto tan terrible como la guerra? Ninguna otra que la guerra misma. Sólo el peligro de perecer puede justificar el derecho de matar de un pueblo honesto.
La guerra empieza a ser un crimen desde que su empleo excede la necesidad estricta de salvar la propia existencia. No es un derecho, sino como defensa. Considerada como agresión es atentado. Luego en toda guerra hay un criminal".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada