sábado, 1 de mayo de 2010

Nasrudin



Vivir la vida

Un día Nasrudin estaba dando un paseo en su pueblo, cuando varios de sus vecinos se le acercaron.
–Mullah, dijeron, ¡eres tan sabio y santo! ¡Por favor, haz de nosotros tus alumnos para enseñarnos cómo debemos vivir nuestras vidas y lo que debemos hacer!
El Mullah Nasrudin hizo una breve pausa y luego dijo:
—Bien, de acuerdo; voy a dejarles la primera lección en este preciso momento: Lo más importante es cuidar muy bien los pies y sandalias; por demás, deben mantenerlas limpias y acicaladas en todo momento.
Los vecinos escucharon con atención hasta que miraron sus pies, que estaban en realidad muy sucios y calzados con sandalias viejas que parecían a punto de desmoronarse.
—¡Pero Mullah, dijo uno de ellos, tus pies están terriblemente sucios y las sandalias son un desastre! ¿Dime, cómo esperas que sigamos tus enseñanzas, si no las cumples tú?
—Bueno, respondió Nasrudin, yo no voy por ahí pidiendo a la gente cómo debo vivir mi vida, ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada