sábado, 12 de junio de 2010

Nasrudin


Una súplica

Un hombre se aproxima al Mullah Nasrudin y le pregunta en súplica:
—¿Por qué Dios no habla conmigo como lo hace con los demás?
—Oh, seguro que sí, lo hace, le contesta pronto Nasrudin y agrega:
¡Él, utiliza tus errores para decirte el camino!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada