sábado, 10 de julio de 2010

Nasrudin


Toma lo que quieras

El Mullah Nasrudin iba montado en una hermosa mula, y se dirigía a la ciudad cuando se encuentra con un amigo.
—¡Oh, Nasrudin, que mula hermosa! ¿dime, cuándo la has comprado?, le pregunta entusiasta.
—Anoche caminando a mi casa, le cuenta el Mullah, una señora joven y muy bonita, al verme se detuvo, bajó de la mula y ante mi sorpresa comenzó a desnudarse.
—Dices que se desvistió, de verdad Nasrudin?, preguntó incrédulo el amigo.
—Oh, sí, se desnudó completamente y luego me dijo:
—No seas tímido Nasrudin, puedes tomar lo que quieras de mí.
—Así que me subí a su mula y me marché.
—¡Cómo...qué...Nasrudinnn... por qué!
—Pues, me pregunté: ¿qué demonios voy a hacer con su ropa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada