viernes, 11 de mayo de 2012

Nasrudin

Juez supremo

—Mullah Nasrudín, dijo el emperador Timur, ¡he decidido nombrarte juez supremo!
—Es un honor, Excelencia, pero no soy digno de ello.
—¿Rechazas un mandato real?
—No tengo elección, majestad. Un juez debe ser un hombre puro y justo, adujo el Mullah.
—Ciertamente.
—Pues bien, he dicho que no soy digno. Si estoy diciendo la verdad, entonces no debería ser juez, y si estoy mintiendo, entonces, ¿cómo un mentiroso va a convertirse en juez supremo?

9 comentarios:

  1. Te he dejado un regalito en mi blog, espero que puedas pasar a recogerlo. Un besazo.

    http://artedesermaestra.blogspot.com.es/2012/05/blog-de-interes-chesaudade.html

    ResponderEliminar
  2. hola!! visité tu blog y está genial, Me gustaría enlazarlo en mis blogs y por mi parte te pediría un enlace hacia el mío tambien y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas.

    Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Por la honestidad de esas palabras suyas, Nasrudin sería sin duda un buen juez. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Perdona master por dejar un mensaje sobre tí en Booster, me sentí obligado.
    Saludos y gracias por el post.

    ResponderEliminar
  5. Excelente entrada amigo! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Interesante y reflexiva entrada.
    Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  7. Nasrudin siempre nos mueve las neuronas.
    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Tienes un regalito en mi blog: http://artedesermaestra.blogspot.com.es/2012/05/premio-dardos_23.html

    Un besazo.

    ResponderEliminar