miércoles, 4 de septiembre de 2013

Nasrudin

Esotérico

Un impostor espiritual llamado Khamsa fue una vez a ver a Nasrudin, y le dijo:
—¿Es verdad que tú eres clarividente y posees conocimientos ocultos?
—Dime tú algo acerca de tus propias experiencias, fue todo lo que el Mullah quiso responder.
—Ciertamente. Durante la noche yo abandono este nivel terrenal y me elevo hasta el más alto cielo.
—¿Acaso, ¡oh sabio Maestro!, sientes que tu rostro es refrescado por algo parecido a un abanico?, preguntó Nasrudin.
—¡Si, si!, dijo Khamsa, pensando que esto era seguramente indicio de algo espiritualmente elevado.
—En ese caso, dijo el Mullah, debo informarte que el objeto en forma de abanico es la cola de mi burro orejudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada