viernes, 19 de septiembre de 2014

Nasrudin


El poder de los profetas

Nasrudin fue un día a ver al imam de la gran mezquita y afirmó:
—Yo puedo realizar las destrezas de los profetas y los santos. A mis requerimientos, ¡los árboles bajarán la ladera de la montaña, y los ríos alterarán su curso para venir a mí!
—¡Demuestra verdaderamente si estás bendecido con los poderes de un profeta para disponer que las piedras rueden hacia ti, o pagarás cara tu blasfemia!, vociferó el imam.
Nasrudín extendió sus brazos hacia la roca y le dijo que fuera hacia él, pero ésta no se movió. Frustrado el Mullah pisoteó el lugar donde aquella estaba.
—Dices que posees los poderes de los profetas, pero eres un fraude, gritó el imam. Prepárate a sufrir las consecuencias.
—Mis acciones son perfectamente admisibles para la ley islámica. ¿O acaso has olvidado que cuando la montaña no fue al profeta Mahoma, él fue a la montaña?, replicó Nasrudín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada