domingo, 21 de septiembre de 2014

Nasrudin

Oraciones

Un oficial corrupto estaba gravemente enfermo. Nasrudín encontró a la esposa del hombre en el mercado.
—¿Cómo está tu marido?
—Todos esperamos que las oraciones de los aldeanos sean atendidas.
—Si es así, me sorprende mucho que todavía no se haya celebrado el entierro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada