lunes, 3 de noviembre de 2014

Nasrudin

Lo que queda

Nasrudin fue a un mercado de burros.
—¿Mullah, ha venido al mercado en busca de burros?, le preguntó un mercader.
—Sí, dijo Nasrudin.
—Qué le parece una de estas bestias notablemente hermosas?
—Perdone, arguyó el Mullah, quiero que me enseñe los peores burros que tenga.
—Aquellos son los peores.
—Muy bien, entonces me llevaré los otros, precisó Nasrudin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada